De los modos y sustancias

rosaroja


“Desearía preguntar a los filósofos, que encuentran tanta materia para sus razonamientos acerca de la distinción de sustancia y accidente, y que imaginan que tenemos ideas claras de ello, si la idea de sustancia se deriva de las impresiones, de la sensación o de la reflexión.  Si nos es transmitida por medio de nuestros sentidos, pregunto, ¿por cuál de ellos, y de qué manera? Si es percibido por los ojos, tiene que ser de un color; si por los oídos, un sonido; si por el paladar, un sabor, e igual sucedería con los otros sentidos. Creo, sin embargo, que nadie afirmará que la sustancia es un color, un sonido, un sabor. La idea de sustancia debe, por consiguiente, derivarse de una impresión de reflexión, si realmente existe. Pero las impresiones de reflexión se transforman en nosotros en pasiones y emociones, ninguna de las cuales puede, posiblemente, representar unas sustancia. Por eso no tenemos una idea de sustancia distinta de la de una colección de cualidades particulares y no nos referimos a otra cosa cuando hablamos o razonamos acerca de ella.

La idea de sustancia, lo mismo que la de un modo, no es otra cosa que un conjunto de ideas simples unidas por la imaginación, y que se designan con un mismo nombre, por medio del cual nos es posible recordar ese conjunto.”

Hume, D.:Tratado de la naturaleza humana. Del conocimiento. Sección IV

Busca información  y contesta:

A) Define qué es para el autor una impresión de reflexión.

B) ¿Cuáles son las cualidades del entendimiento humano que nos permiten poseer la idea de sustancia? (Puedes encontrar la respuesta en la Sección IV  Del conocimiento, primera parte de la obra mencionada más arriba)

Minerva

~ por Minerva en abril 18, 2009.

20 comentarios to “De los modos y sustancias”

  1. La impresión de reflexión para Hume es el análisis al que la mente somete los estímulos y tras el cual de las diferentes percepciones de un sujeto quedan enlazadas y nos dan una idea que identificamos con el propio sujeto.
    Las cualidades de nuestro conocimiento que se enuncian en este texto son los sentidos, por los que recibimos los diferentes atributos de las substancias, la memoria, por la cual podemos identificar estímulos recientes con otros que percibimos en el pasado, y por ultimo la imaginación, que nos ayuda a relacionar diferentes estímulos para crea una impresión de substancia.

    • Querido Alberto, me ha gustado comprobar como un domingo por la mañana, tan temprano, un joven como tú, se dedica a leer mi blog y comentar mi entrada. Te dedico la canción de “música para pensar”(la anterior entrada).
      Con respecto a tu comentario, debes cambiar tu definición de impresión de reflexión, pues no queda nada clara; también lo de las cualidades del entendimiento, son otras, están relacionadas con la imaginación, lo último de tu comentario sí que es cierto.
      Un positivo te has ganado claramente.

  2. Hume llama impresión de reflexión a aquella que depende en gran medida de nuestras ideas, aunque tenga en su origen una sensación. Así, por ejemplo, la esperanza es una impresión de reflexión, aunque la provoque un hecho que captamos sensorialmente.
    Las cualidades del entendimiento que provocan la idea de sustancia son las de contigüidad y semejanza. La idea de árbol esta provocada por el hecho de que el conjunto o coleccion de cualidades que definen un árbol aparezcan siempre juntas (contigüidad) y sean las mismas en todos los árboles (semejanza).

  3. -Para Hume la impresión de reflexión son las sensaciones inmediatas y las emociones que nos producen, que se derivan de algunas ideas.
    -Las cualidades del entendimiento humano son: la experiencia (conocimiento sensible) y el hábito o costumbre, pues la repeticion de una acción nos facilita la realización de dicha acción.
    -Para Hume, el yo es una serie de ideas que convergen en una persona, luego yo soy sucesos de colores, pensamientos, forma, sentimientos…

  4. Para Hume la impresión de reflexión es una impresión que depende de un conjunto de ideas. Por ejemplo la imagen nos presenta una imagen de un examen que provoca una respuesta emotiva, bien sea como consecuencia del recuerdo (como cuando recordamos una escena que nos provocó dolor) y que provocará la aparición de la impresión de reflexión que llamamos temor.
    Las cualidades del entendimiento que nos permite poseer la idea de sustancia es la semejanza y la contigüidad. En la idea de mesa nuestra imaginación pasa fácilmente de una idea a otra semejante y La imaginación adquiere la costumbre de la asociación de ideas de mesa que están más próximas en el espacio.

  5. ¿Quién soy yo?. La idea de “yo´´ según Hume no es una substancia como explicaba Descartes. Hume piensa que si miramos nuestra mente sin pensar en otra cosa que no sea nuestro pensamiento, no encontramos una impresion permanente, encontramos más bien una continua sucesión de una idea tras otra. Por lo tanto confundimos sucesión con identidad.
    Yo estoy de acuerdo en que esta impresión de la que habla Hume no es permanente pero al igual que la impresión de yo no es permanente nosotros no somos los mismos a medida que pasa el tiempo porque vamos evolucionando intelectualmente y psiquicamente. Por lo que yo diría que nuestra idea de yo va cambiando a medida que nosotros evolucionamos racionalmente y a esto se le añadiría algunas tendencias que tiene el ser humano como puede ser el carácter o nuestro sentimientos.

  6. Las impresiones de la reflexión son aquellas que se derivan de otras ideas, por ejemplo, si paseamos por Alaska en pleno invierno tendremos a buen seguro una impresión de frío acompañada de una impresión de dolor. Cuando esta situación desaparece porque nos hemos cobijado en casa y recordamos la situación anterior, esta idea de frío puede producir y asociarse a una nueva impresión: la aversión.
    Esta nueva impresión es lo que Hume denomina una impresión de la reflexión, que puede, a su vez, ser copiada, convertida en idea de la reflexión.
    Puesto que la idea de sustancia no proviene de una impresión concreta, tampoco podemos poseer la idea de la misma. La idea tradicional de sustancia queda reducida en Hume a “una colección de ideas simples unidas por la imaginación”. Sólo hay cualidades e ideas de esas cualidades, como ya había dicho Berkeley; no se da ese algo más, la sustancia, que las soporte. Pero Hume va más lejos que Berkeley al negar la validez objetiva al yo, al espíritu, el cual no pasa de ser un manojo de percepciones varias. Por eso afirmará -y en esto recogerá la idea de Locke- que se ve obligado a creer en el yo, pero sin saber en realidad qué es.

  7. -Para Hume, las impresiones son los actos originados por el conocimiento, y las ideas es lo que deriva de las impresiones. Las impresiones pueden ser de dos clases, impresiones de sensación e impresiones de reflexión. Las de sensación se deben gracias a los sentidos externos y son absolutamente originarias. Las de reflexión surgen de nuestra actividad mental interna y son el resultado de la activación de las ideas.
    -Las cualidades del entendimiento humano se fundamenta en un hábito o costumbre mental, a partir de la experiencia repetida de la conjunción de determinadas impresiones. Por ejemplo, la asociación entre fuego y quemadura será acompañada de un sentimiento vivísimo -la creencia- que hace aparecer la causa de la quemadura como algo tan real y evidente como si se tratara de una impresión. Gracias a la creencia y el hábito, subsiste el hombre.
    -Cuando miramos a nosotros mismos encontramos percepciones diversas.Ninguna de ellas pareciéndose al yo sustancial. Igual que fingimos un sujeto que soporte las cualidades de las cosas, fingimos un sujeto que soporte las percepciones, impresiones o ideas. Este segundo sujeto fingido es el yo. Hume no niega que existamos, Hume dice que creemos en el yo como creemos en el mundo, y, en sentido estricto, tampoco lo conocemos.

  8. A) Son impresiones (en su mayoría emotivas) que surgen de la imaginación y de la experiencia de impresiones anteriores.

    B) Hume niega la idea de sustancias, tanto espirituales, como físicas, para él lo verdadero son las impresiones y mediante ellas no podemos llegar a la sustancia en si, sino a sus atributos; pero podemos llegar a ella utilizando la imaginación y con ella, la asociación de ideas; mediante la cual nuestra mente suele relacionar varias ideas para conseguir nuevas ideas.

    C) Cuando hablamos de nuestro yo psíquico, Hume piensa que el yo psíquico es una creencia, pues no podemos demostrar racionalmente que existe y solo la memoria, íntimamente relacionada con la experiencia, nos muestra una serie de impresiones relacionadas por las cuales podemos decir que nuestro yo psíquico existe. La memoria y nuestra imaginación crean la creencia de que existo yo. Nuestro yo físico es demostrable pues poseemos impresiones de él (cuando nos miramos a un espejo) y al ser cualquier impresión verdadera, podemos afirmar que existo como ser físico. Por lo tanto al existir tanto como ser físico como ser psíquico, puedo afirmar que existo (según Hume).

  9. Las impresiones de reflexión son las pasiones y las emociones, como el deseo o la aversión, el miedo o la esperanza. En gran medida se derivan de nuestras ideas, bien sea porque la imaginación nos presenta una imagen de una situación que provoca una respuesta emotiva, bien sea como consecuencia del recuerdo y que provocará la aparición de la impresión de reflexión que llamamos temor. Son consecuencia de la reflexión o capacidad de la mente para captarse o percibirse a sí misma. Por otro lado la idea de sustancia la captan los sentidos, pero debe derivarse de una impresión de reflexión.
    El “yo” es algo diferente en cada momento determinado, puesto que no somos una sola impresón, sino una serie de estas. Se niega asi la idea del yo como una sustancia pensante, y afirmando que es un cúmulo de percepciones que se suceden unas tras otras.

  10. a) Para Hume las impresiones de reflexión son las que nos son provocadas debido a una experiencia anterior y a la imaginación, las cuales hacen que en un momento determinado en el que vayamos a encontrarnos en una situación similar a la ya experimentada tengamos la misma impresión que en la vez anterior aunque aún no la hayamos sentido de nuevo.

    b)Hume nos quiere decir que lo que nosotros percibimos no son las sustancias, sino aquello de lo que están compuestas (cualidades y demás atributos), y de este modo lo que hacemos es relacionar entre sí las distintas cualidades de una misma “sustancia” y de esa forma en nuestra mente queda fijada la idea de dicha sustancia.

  11. Para hume una impresión de reflexión son los datos de los sentidos,las informaciones que nos llegan a través de ellos en el momento presente.La idea de sustancia debe derivarsede la impresión de reflexión si realmente existe.Las impresiones de reflexion se transforman en pasiones y emociones y ninguna representa una sustancia.Son datos vivos.
    Además, para Hume las cualidades del entendimiento humano que nos permiten poseer la idea de sustancia son la experiencia y la costumbre.Son un conjunto de ideas simples unidas por la imaganicación y que se designan con un mismo nombre por medio del cual nos es posible recordar ese conjunto.

  12. Para Hume la impresion de reflexion se deriva de nuestras ideas de acuerdo con el orden siguiente: impresión de calor o placer – percepción de calor o placer- copia de esta impresión en el espíritu y permanencia de ella después de terminar la impresión – idea -; retorno de esta idea al alma produciendo nuevas impresiones – impresión de reflexión – copia de esta impresión de reflexión por la memoria y la imaginación – idea-, producción por esta idea de nuevas impresiones e ideas.
    Las cualidades del entendimiento son la semejanza y la la contigüidad

  13. Para Hume una impresión de reflexión es una impresión que recibimos del exterior pero que la mente transforma e interpreta de una manera distinta para darle un significado completamente distinto al de la impresión original.
    Las cualidades del conocimiento que nos permiten poseer la idea de sustancia son la contigüidad y la causación, unidas mediante la imaginación. Según el criterio de verdad de Hume, algo existirá si poseemos una sensación acerca de ello, Hume cae en la cuenta de que no es posible obtener una sensación de sustancia, porque lo único que podemos sentir son los accidentes de las mismas. Por lo que la idea de sustancia es un producto de la imaginación.

  14. Para Hume las impresiones de reflexión son los actos y contenidos originarios del conocimiento, que surgen de nuestra actividad mental interna y a la vez son el resultado de la activación de las ideas (no olvidemos, que las ideas se derivan de las impresiones). Además, define la idea de sustancia como un conjunto de ideas simples que unimos por medio de la imaginación, ya que para él, sólo hay cualidades e ideas de esas cualidades.

  15. Las impresiones son, según este filósofo escocés, aquellas percepciones que se nos muestran con toda claridad; y el conocimento se reduciría a estas impresiones. Las impresiones de reflexión son, por tanto, el resultado de la asociación de percepciones ya experimentadas. En cuanto a la segunda cuestión, para conseguir con éxito la unión de los atributos de un objeto, es necesario seguir tres leyes: semejanza, contigüidad y causalidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: